Топ-100
Anterior

ⓘ Nuno Álvares Pereira de Melo, 1638-1727. Nuno Álvares Pereira de Melo. Noble de Portugal, duque de Cadaval tras la creación del título el 26 de abril de 1648 po ..




Nuno Álvares Pereira de Melo (1638-1727)
                                     

ⓘ Nuno Álvares Pereira de Melo (1638-1727)

Nuno Álvares Pereira de Melo. Noble de Portugal, duque de Cadaval tras la creación del título el 26 de abril de 1648 por Carta Regia de Juan IV. ​

                                     

1. Origen

Hijo del 3º marqués de Ferreira título de 1534 y 4º conde de Tentúgal título de 1504, Francisco de Melo, y de Juana Pimentel. ​ Nuno nació en Évora el 4 de noviembre de 1638 y fue educado en el Palacio. Fueron sus hermanos Teodoro de Melo de Braganza, muerto en 1672 e Isabel de Moscoso 1640 - 1650.

                                     

2. Primeros años

Después de la aclamación de Juan IV, el marqués de Ferreira trasladó su familia a Lisboa, y Nuno se crio en el palacio real. ​

                                     

3. Carrera

En 1657, con 19 años, fue nombrado familiar del Santo Oficio. ​ En 1658 intento nuevamente partir para el ejército, y esta vez obtuvo permiso, porque la reina intentaba nombrarlo general de caballería en la siguiente campaña. Asistió al cerco de Badajoz y al ataque del fuerte de San Miguel, siempre con distinción. En este ataque recibió dos heridas, una ellas de mucha gravedad, despedazándole una bala el hombro izquierdo, obligándolo a un tratamiento prolongado, y de siempre lo pasó sufriendo. En 1659 quiso volver al ejército, mas la reina no lo dejó, y el 10 de marzo lo nombró consejero de Estado, ministro del despacho de la junta nocturna, donde se trataban los más importantes negocios y los más altos intereses del reino.

Era de los hidalgos que más censuraban el procedimiento irregular del Príncipe D. Afonso, y por eso, tan pronto como subió al trono, el nuevo monarca lo mando la villa de Almeida. El valiente militar, a pesar de serle prohibido repetidas veces salir en campaña durante el tiempo de su exilio, aún sirvió como soldado a las órdenes del gobernador de las armas de la provincia de Beira, destacando en algunos combates. Sintiéndose enfermo partió para Caldas da Rainha, desde donde pasó a Tentúgal, y causando extrañeza aquel proceder, dirigió una representación al rey, por la que obtuvo licencia para residir en Alenquer, y más tarde se le permitió regresar a Lisboa.

Tuvo una gran participación en la deposición del monarca y en la entrega del gobierno a su hermano D. Pedro. Asistió como condestable a las Cortes de 27 de enero de 1668, reunidas para el juramento del infante como regente con motivo de la incapacidad perpetua de D. Alfonso VI de Portugal, y fue él a quien la reina D. Maria Francisca de Saboya le encargó actuar como su procurador en la causa de su divorcio.

Cuando terminó la guerra con España, fue nombrado primer plenipotenciario para el tratado de paz firmado en Lisboa el 13 de febrero de 1668. Ese mismo año la Reina lo eligió como su mayordomo mayor, cargo que conservó hasta su muerte, sirviendo sucesivamente a las reinas D. María Sofía de Palatinado-Neoburgo y D. María Ana de Austria.