Топ-100
Anterior

ⓘ Juan Tomás Enríquez de Cabrera y Álvarez de Toledo. Juan Tomás Enríquez de Cabrera fue un noble, militar, diplomático y hombre de estado español perteneciente a ..




Juan Tomás Enríquez de Cabrera y Álvarez de Toledo
                                     

ⓘ Juan Tomás Enríquez de Cabrera y Álvarez de Toledo

Juan Tomás Enríquez de Cabrera fue un noble, militar, diplomático y hombre de estado español perteneciente al importante linaje de los Enríquez. Fue XI y último almirante de Castilla, VII duque de Medina de Rioseco, X conde de Melgar y conde de Módica, gobernador de Milán, virrey de Cataluña, miembro del consejo de estado durante el reinado de Carlos II y su caballerizo mayor, teniente general de Andalucía, general del Océano y embajador en Roma y Francia. ​

Su toma de posición a favor del pretendiente Carlos de Austria durante la guerra de sucesión española provocó su caída y exilio.

                                     

1. Primeros años

Fue el primogénito de los 13 hijos del almirante de Castilla Juan Gaspar Enríquez de Cabrera y Sandoval; nació en Génova de manera circunstancial, cuando su madre Elvira Álvarez de Toledo Osorio Ponce de León y su abuelo paterno Juan Alfonso Enríquez de Cabrera y Colonna, virrey de Nápoles, hicieron escala en esta ciudad en su viaje de regreso a España desde Nápoles, concluido el periodo de virreinato de su abuelo. ​

                                     

2. Capitán de la Chamberga

En 1669, junto con otros nobles, fue nombrado capitán ​

En julio de 1670, un altercado habido entre la compañía de Melgar y la guardia extranjera dejó varios heridos, lo que motivó su destierro de la Corte.

                                     

3. Servicio en Italia

Con el fin de verificar su alejamiento de la corte se le concedió el mando del Tercio de Lombardía con el empleo de maestre de campo. La situación en Lombardía era complicada en aquellas fechas: las tropas de Luis XIV, embarcadas en la guerra franco-holandesa y enfrentadas la Cuádruple Alianza, de la que formaba parte España, habían ocupado parte de Sicilia y amenazaban Nápoles. Cinco años después de su llegada, Melgar fue ascendido a general de la caballería del Milanesado.

En 1676, tras la muerte de Clemente X, fue designado embajador extraordinario de España en Roma con la misión de apoyar la candidatura de Benedetto Giulio Odescalchi en el cónclave en que debería elegirse nuevo papa; este salió efectivamente electo como Inocencio XI.

En 1678 fue designado para sustituir interinamente al gobernador de Milán Claude Lamoral de Ligne, recibiendo el cargo con titularidad tras la muerte de éste al año siguiente. En su desempeño como gobernador saneó la economía del Milanesado y reforzó las fortificaciones y el ejército. En 1683, rotas nuevamente las hostilidades con la Francia de Luis XIV, prestó socorro a Génova, bombardeada por la armada francesa del almirante Duquesne y el marqués de Seignelay.

En 1685 presentó su renuncia, coincidiendo con el destierro de la corte de Madrid de su cuñado, el duque de Medinaceli, y el ascenso del conde de Oropesa. Carlos II le nombró embajador en Roma pero Juan Tomás, haciendo caso omiso del nombramiento, regresó a España, desacato que supuso su destierro al castillo de Coca.



                                     

4. Virrey de Cataluña

En abril de 1688 se produjo en Cataluña un alzamiento popular en contra de las autoridades; ante la incapacidad para apaciguar el país del virrey Diego Felipe de Guzmán, marqués de Leganés, Melgar fue nombrado para sustituirlo. Los alzamientos fueron rápidamente aquietados, y a finales de ese mismo año Melgar volvió a Madrid, cediendo el virreinato al duque de Villahermosa Carlos de Aragón de Gurrea y de Borja.

Fue en esta época cuando se le concedió el hábito de la orden de Calatrava.

                                     

5. En la corte de Carlos II

la muerte de su padre en 1691, heredó los títulos de almirante de Castilla y duque de Medina de Rioseco.

Tras quedar viudo en febrero de 1696, en junio de 1697 contrajo nuevas nupcias con Ana Catalina de la Cerda y Aragón, sobrina de su anterior esposa, hija del VIII duque de Medinaceli Juan Francisco de la Cerda y viuda del duque de Segorbe Pedro Antonio de Aragón. Moriría en diciembre de 1698. Muerto sin descendencia, continuó el linaje su hermano Luis Enríquez de Cabrera y Álvarez de Toledo. ​

                                     

6. Exilio y muerte

En la guerra de sucesión que siguió la muerte de Carlos II tomó partido por el archiduque Carlos de Austria contra Felipe V, ​ por lo que posteriormente tuvo que exiliarse a Portugal y murió en Estremoz.