Топ-100
Anterior

ⓘ André Dacier. Dacier nació en Castres Tarn, en la Alta Occitania. Hijo de un abogado protestante, asistió primero la Academia de Puylaurens y, luego, la Academi ..




André Dacier
                                     

ⓘ André Dacier

Dacier nació en Castres Tarn, en la Alta Occitania. Hijo de un abogado protestante, asistió primero la Academia de Puylaurens y, luego, la Academia de Saumur para estudiar bajo la dirección de Tanneguy Le Fèvre, siendo condiscípulo de su hija Anne, también traductora de autores clásicos, con quien se casó en 1683. Ambos abjuraron el protestantismo en el cual habían sido educados.

la muerte de Lefebvre en 1672, Dacier se trasladó a París y fue nombrado por Charles de Sainte-Maure como uno de los sabios encargados de comentar a los autores clásicos para el uso del Delfín. Posteriormente, obtuvo el cargo de guardián de la biblioteca del Louvre, correspondiente al Gabinete del Rey. En 1695, fue aceptado en la Academia de las inscripciones y lenguas antiguas y, poco después, también en la Academia francesa, de la cual se convirtió en secretario perpetuo en 1713.

Apoyó a su esposa con ocasión del resurgimiento de la querella de los antiguos y los modernos provocada por la publicación por parte de Antoine Houdar de La Motte de una versión abreviada y modificada de su traducción de la Ilíada y la cual Anne replicó con su obra titulada Des Causes de la corruption du goût De las causas de la corrupción del gusto.

                                     

1. Obras

Sus trabajos más importantes, casi siempre acompañados de buenas notas y comentarios, fueron sus ediciones de Pompeius Festus y Verrius Flaccus, así como sus traducciones comentadas de Horacio París, 1681-89, la Poética de Aristóteles París, 1692 y la Electra y Edipo en Colono de Sófocles París, 1692. También tradujo las obras de Epicteto y Simplicio de Cilicia París, 1715, Hipócrates 1697, 4 vols., Marco Aurelio París, 1690, las Vidas paralelas de Plutarco, Pitágoras y Hierocles París, 1706, una selección de obras de Platón París, 1699, la Ciropedia de Jenofonte 1777, y Anastasio Sinaíta ​