Топ-100
Anterior

ⓘ Juan Schorquens. Según Ceán Bermúdez Schorquens fue uno de los mejores grabadores de su tiempo en España, por la limpieza de buril y la corrección de su dibujo. ..




Juan Schorquens
                                     

ⓘ Juan Schorquens

Según Ceán Bermúdez Schorquens fue uno de los mejores grabadores de su tiempo en España, por la limpieza de buril y la corrección de su dibujo. ​

En 1617 se imprimió en Sevilla - ciudad en la que podría haber residido brevemente antes de trasladarse la corte - la portada de la obra de fray Alonso de Herrera, Consideraciones de las amenazas del juicio, primera obra del autor de la que se tiene noticia, firmada Schorkens.

Solo un año más tarde y ya en Madrid Tomás Iunti imprimió con portada firmada de igual modo los Casamientos de España y Francia, y viaje del duque de Lerma de Pedro Mantuano. De 1619 es la portada y el retrato del obispo Bartolomé publicado en la Vida de Frei Bartolomeu dos Martyres de Luis de Sousa, texto impreso en Villa de Viana, Portugal, a donde podría haber viajado acompañando la corte.

De 1621 es otra de sus obras más divulgadas: el retrato de Diego García de Paredes incorporado la Relación breve de su tiempo de Tomás Tamayo de Vargas, impreso en Madrid por Luis Sánchez. Para Tamayo de Vargas ilustró también, en 1624, la portada de su defensa del Cronicón de Flavio Lucio Dextro.

En 1621 se asoció con Juan de Courbes y Alardo de Popma para realizar, a cargo de la orden de Nuestra Señora de la Merced, las ilustraciones de la Psalmodia Eucarística de Melchor Prieto, sobre dibujos del propio autor, obra publicada en Madrid por Luis Sánchez en 1622.

De 1623 es la portada del Teatro de las grandezas de Madrid de Gil González Dávila, obra ilustrada con numerosos pequeños retratos en páginas interiores, muchos de los cuales podrían ser también de Schorquens quien compartió el trabajo en esta ocasión con Juan de Courbes. Suya es también, entre otras portadas de sobrio aspecto clásico, la de los Discursos apologéticos en que se defiende la dignidad del arte de la pintura del abogado Juan Butrón, impresa en Madrid por Luis Sánchez en 1626.