Топ-100
Anterior

ⓘ Catalina Tekakwitha fue una laica católica iroquesa; hija de un jefe mohawk y de una india algonquina cristiana. Nació en Ossessrnon, lo que hoy es Auriesville, ..




Catalina Tekakwitha
                                     

ⓘ Catalina Tekakwitha

Catalina Tekakwitha fue una laica católica iroquesa; hija de un jefe mohawk y de una india algonquina cristiana. Nació en Ossessrnon, lo que hoy es Auriesville, Nueva York. Su nombre indígena era Tekakwitha, pero fue bautizada con el nombre de Kateri.

En el siglo XVII la orden de los jesuitas tenían misiones entre los indios desde América del Norte hasta las regiones de Paraguay y Argentina. Dos de estos jesuitas son los santos Isaac Jogues y Jean de Lalande, quienes sufrieron el martirio en manos de los indios en 1646 en Ossessrneon.

Su madre, una india algonquina, ya se había convertido al cristianismo cuando fue raptada por los iroqueses y casada con un jefe mohawk pagano.

A los 4 años de edad, Catalina perdió a sus padres y a su hermano menor, durante una epidemia de viruela que se extendió en Ossernenon. ​ Kateri pronto tuvo que sufrir por su fe grandes abusos y rechazo por parte de familiares y los otros indios. La persecución fue tal que huyó de su pueblo, caminando unos 320 km. 200 millas por el bosque hasta llegar a Sault Ste. Marie, un pueblo cristiano cerca de Montreal, en 1677.

En 1679, ella tomó un voto de castidad, como en la expresión católica de la virginidad consagrada. Un año más tarde, el 17 de abril de 1680, Kateri murió la edad de 24 años en Caughnawaga, cerca de Montreal, Quebec. Sus últimas palabras se dice que fueron: ¡Jesús, te amo!.

Catalina se caracterizó por su piedad, su incansable vida penitente en favor de su pueblo aborigen y por su amor la Eucaristía. Después de su muerte, Kateri empezó a ser muy venerada, especialmente en Canadá. Conocida popularmente como "El lirio de los mohawks".

En 1943, fue declarada venerable por el papa Pío XII y beatificada el 22 de junio de 1980 por el papa Juan Pablo II. El 21 de octubre de 2012 fue proclamada santa por el papa Benedicto XVI en la Basílica de San Pedro.