Топ-100
Anterior

ⓘ El Comulgatorio. Este libro, según desvela la portada de la obra, contiene varias meditaciones para que los que frecuentan la sagrada Comunión puedan prepararse ..




El Comulgatorio
                                     

ⓘ El Comulgatorio

Este libro, según desvela la portada de la obra, "contiene varias meditaciones para que los que frecuentan la sagrada Comunión puedan prepararse, comulgar y dar gracias". "Meditaciones" es el nombre que el jesuita asigna a los capítulos de esta obra, en la línea de sus obras anteriores, donde se titulaban "primores" El Héroe, "realces" El Discreto, "discursos" Agudeza y arte de ingenio o "crisis" El Criticón.

El capítulo o meditación primera sirve la preparación del cristiano para recibir la comunión, el segundo al acto de la comunión propiamente dicha, el tercero a los frutos que se obtienen de recibir el cuerpo de Cristo y el cuarto a dar gracias. Estas meditaciones están divididas en puntos o temas de reflexión y, a su vez, cada punto presenta dos partes separadas tipográficamente por un asterisco.

                                     

1. Estilo

El que podría considerarse como el último libro escrito por Gracián sólo le queda por publicar la tercera parte de El Criticón en 1657, es un libro de carácter religioso, que publica por primera vez con su verdadero nombre, no con el de "Lorenzo Gracián" de su hermano o bajo un anagrama como el "García de Marlones", seudónimo bajo el cual publica la Primera parte de El Criticón. Es libro es muy distinto de los hasta ahora publicados por el aragonés, tanto en temática como en estilo, mucho más discursivo y llamando a los afectos, más cercano la oratoria sagrada que la sentenciosa filosofía moral.

En el prólogo de esta obra, y quizá debido a los problemas que tuvo con su orden para la publicación de sus obras, nos dice:

De este párrafo se ha deducido que el libro es el resultado del cumplimiento de una promesa hecha en un momento de peligro de muerte, quizá en sus estancias como confesor en episodios ocurridos durante la sublevación de Cataluña. Quizá Gracián se decidiera a escribir una obra más adecuada a los mandatos de su Orden que los tratados morales profanos que había escrito hasta la fecha. Con El Comulgatorio Gracián abandona el estudio del ingenio y se dedica al de los afectos, cultivado por centenares de escritores espirituales del Siglo de Oro.

En cuanto al género de El Comulgatorio, la crítica se divide entre quienes piensan que es una pieza de oratoria sagrada, es decir, un sermón de la Flor 1981, y los que sostienen que la obra pertenece al género de los libros de devoción Giménez 1986, Eickhoff 1993. Efectivamente, se cultivó por esta época un género piadoso que tuvo bastantes cultivadores entre los jesuitas que llevaban cartapacios donde anotaban sus temas para la meditación, como Luis de la Palma, o Juan Eusebio Nieremberg.

El Comulgatorio ofrece una profusa imaginería cuyo objeto es la meditación. Destacan imágenes y figuras retóricas relacionadas con el gusto. En concreto, aparecen abundantes paralelismos entre la Eucaristía y el acto físico de comer. Veamos un ejemplo: