Топ-100
Anterior

ⓘ Matías López López. Matías López y López fue un empresario, diputado y senador vitalicio y filántropo gallego que vivió en el periodo comprendido entre 1825 y 1 ..




Matías López López
                                     

ⓘ Matías López López

Matías López y López fue un empresario, diputado y senador vitalicio y filántropo gallego que vivió en el periodo comprendido entre 1825 y 1891. Condecorado con la Gran Cruz de Isabel la Católica y caballero de la Legión de Honor. Fue el fundador de la fábrica chocolatera Chocolates y Dulces Matías López.

                                     

1. Biografía

Infancia

Matías López y López nació en la villa de Sarria, en Lugo, en fecha incierta. Mientras que la partida de bautismo de su iglesia parroquial señala como fecha de nacimiento el 17 de mayo de 1825, los documentos oficiales relacionados con su actuación política y sus biógrafos personales dan como fecha el 21 de febrero de 1826. ​ A fecha de la muerte de su propietario, Chocolates y dulces Matías López facturaba anualmente productos por valor de 8 millones de pesetas, daba empleo directa o indirectamente a unas 500 personas y contribuía anualmente al sostenimiento del Estado en conceptos de derechos de aduanas e impuestos de consumo con alrededor de 1 millón de pesetas.

                                     

2. Chocolates Matías López

El molino de Jacometrezzo

En el año 1851 Matías López adquiere por buen precio un modesto molino de chocolate situado en la calle Jacometrezzo. Por aquel entonces, el mercado madrileño chocolatero estaba caracterizado por una extraordinaria fragmentación. En una capital donde los pequeños molinos como el suyo abundaban, solo elaborando un producto de calidad y a un precio más bajo que el de sus competidores era posible abrirse paso con éxito. Para ello, Matías López hizo gala de un ingenio reconocido por todo su entorno social y elaboró todo un sistema nuevo de marketing, consistente en darse a conocer generando la demanda de sus productos. ​ y la felicitación además de personalidades como Emilia Pardo Bazán.

                                     

3. La fábrica de El Escorial

A mediados de la década de 1870 y tras una intensa búsqueda, un buen amigo y servidor de Matías llamado Francisco Casalduero y Contes le habla de la existencia de una fábrica en el escorial, construida entre 1865 y 1867. Matías estaba buscando una instalación definitiva para su fábrica debido al incremento de la demanda de sus productos y al hecho de que el taller de la calle Palma n.º 8 pudiera plantearle algún problema de seguridad. Dicha fábrica, que se dedicaba la refinación de azúcar principalmente y pertenecía la empresa "Rafael Taboada y Cia", tuvo serios problemas para iniciar el proceso productivo. Había intentado reflotarse con el nombre de "Alianza Industrial S.A." pero desde el año 1871 la Junta General de dicha compañía como propósito la liquidación de la sociedad con la venta de la fábrica y de todos sus productos. Una vez que D. Matías conoce la fábrica y estudia sus posibilidades le encarga a Casalduero Y Contes que adquiera el mayor número posible de acciones de Alianza Industrial y subrogue cuantas hipotecas tuviera. De este modo Casalduero logra obtener acciones y créditos hipotecarios por valor de 3.000.000 de reales y estaba en condiciones de proceder legalmente e incautarse de la fábrica. Casalduero ofrecerá a D. Juan Bautista Lafora y Caturlas, en concepto de "liquidador de la Sociedad Anónima Mercantil la Alianza Industrial", la cantidad de 3.6 millones de reales, es decir, casi 900.000 pesetas. Es así que el día 9 de julio de 1874, en Madrid, Francisco Casalduero y Contes entra en posesión de la fábrica ante el notario D. Ángel Marcos Bauzá. En otro acto protocolar sucesivo Matías López adquirirá de su buen amigo Casalduero la sede principal de la refinadora azucarera por 200.000 pesetas, ante el mismo notario y con la misma fecha. El hecho de que Casalduero comprase la fábrica por 900.000 pesetas y la vendiese por 200.000 se explica por medio del hecho de que el valor nominal de las acciones de Alianza Industrial estaba muy por encima de su valor de mercado, con lo que el negocio fue de sobra satisfactorio.

Muy contrario al modelo de la primera revolución industrial, en donde empresarios sin escrúpulos rodean su centro fabril de un proletariado desarraigado que vivía en un medio hostil formado por barracas alrededor de los talleres, Matías López y López decide convertir el espacio que rodea su templo en un auténtico oasis, dada la belleza del lugar en el que se encontraba su fábrica, planificando toda una serie de edificaciones y espacios verdes en donde se desarrollase la vida industrial.

Es en el año 1875 cuando la fábrica de chocolates Matías López comienza su proceso productivo. En los primeros años de 1880, Matías Lópz produce nada menos 7.360 Kg de chocolate al día, enorgulleciéndose el empresario de abastecer, solo en Madrid, a más de mil establecimientos ​



                                     

4.1. La Publicidad de Matías López Los Gordos y Los Flacos

¿Cómo conseguirá esto Matías López? Del mismo modo que años atrás hizo surgir la demanda de un chocolate que no había aparecido en el mercado Véase: Los inicios. El molino de Jacometrezzo, acentuó su presencia en todas las tiendas de España.

Para dar su último y gran paso definitivo Don Matías vuelve a su punto de partida: la calle Jacometrezzo. De su época de fabricante en esta calle conoce a un reconocido litógrafo llamado N. González, a cuyo taller acuden infinidad de gentes. Fue probablemente de esta amistad, si bien no está comprobado de forma fehaciente, de donde surge la relación de Matías López con otro reconocido litógrafo. Un pintor madrileño, culto, instruido, progresista y contrario la reina Isabel II. Su nombre es Francisco Ortego Vereda. Matías López conoce bien el trabajo de Ortego Vereda. Aprecia de él su capacidad crítica y su capacidad de llegar al gran público. Es por ello que Matías decide contar con él para lo que en principio era una simple ilustración para dar difusión a sus artículos; el que fuera más tarde considerado el primer cartel publicitario editado en España. Vereda le cobró a Matías López la cantidad de 8 pesetas. Por la realización de aquel cartel. Sin saberlo, estaba creando un nuevo medio de comunicación de masas