Топ-100
Anterior

ⓘ Iglesia de San Ginés, Guadalajara. La iglesia de San Ginés es un templo católico situado en la ciudad española de Guadalajara construido en el siglo XVII. Se en ..




Iglesia de San Ginés (Guadalajara)
                                     

ⓘ Iglesia de San Ginés (Guadalajara)

La iglesia de San Ginés es un templo católico situado en la ciudad española de Guadalajara construido en el siglo XVII. Se encuentra situada al sur del casco antiguo de la ciudad en la hoy céntrica plaza de Santo Domingo antiguamente extramuros y plaza del mercado.

                                     

1. Historia

La antigua parroquia de San Ginés tenía su emplazamiento en lo que hoy es la plaza de Moreno, enfrente de la Diputación Provincial. Mientras que la actual fue templo del convento de Santo Domingo ya desaparecido, institución que se había trasladado desde el vecino caserío de Benalaque en 1555.

Su construcción comenzó en 1561 solicitándose a los miembros de la orden de los dominicos un templo de grandes dimensiones. La consecución de los planes originales no pudo llevarse a cabo y a pesar de la donación de 1000 ducados del arzobispo Bartolomé de Carranza las obras se interrumpieron en 1566. Por este motivo las dimensiones de la actual iglesia son la mitad de las inicialmente proyectadas.

El templo de San Ginés debería seguir el modelo de Santo Tomás en Ávila o de San Esteban en Salamanca, dotándose de una fachada de tipo" tapiz” o" retablo”, con dos grandes contrafuertes y espadañas en lo alto, y un gran arco para embutir la puerta de acceso. ​

                                     

2. Descripción

En la enorme fachada de piedra se enmarca la portada entre dos grandes contrafuertes coronados por espadañas. Sobre el rosetón central figura el escudo de la orden de Santo Domingo.

Ante las dificultades para la finalización del templo, el hastial se decoró pobremente con grutescos en la rosca e intradós del arco, en el remate de los contrafuertes y en torno la ventana del coro. El templo, en su interior, se acabó con una disminuida capilla mayor trapezoidal, una sola nave con bóveda de cañón y capillas laterales con lunetos y, en el crucero, con adorno de yeserías manieristas.

En el interior pueden contemplarse cuatro ejemplos excelentes de escultura funeraria: a los lados del presbiterio, las estatuas orantes de los fundadores del convento, Pedro Hurtado de Mendoza, séptimo hijo del marqués de Santillana, y de su mujer Juana de Valencia traídos desde el abandonado convento de Benalaque; en las capillas del crucero los sepulcros de los primeros condes de Tendilla, Iñigo López de Mendoza y Elvira de Quiñones, del siglo XV, trasladados aquí en el siglo XIX, desde el desaparecido monasterio jerónimo de Santa Ana, en Tendilla.