Топ-100
Anterior

ⓘ Nomocanon de Focio. Se conoce por nomocánon la concordia de leyes y cánones, ya que los emperadores habitualmente promulgaban leyes civiles ratificando o corrob ..




                                     

ⓘ Nomocanon de Focio

Se conoce por nomocánon la concordia de leyes y cánones, ya que los emperadores habitualmente promulgaban leyes civiles ratificando o corroborando las leyes eclesiásticas, y era trabajo de no poco provecho agrupar en una misma colección ambas disposiciones.

                                     

1. Nomocánon de Focio

  • Escolástico pone completas las leyes civiles y en resumen las eclesiásticas
  • Lo dicho es lo que realizó Focio, y comprende su nomocánon 14 títulos y 440 capítulos o cánones
  • Ya se había compuesto en el siglo VI por Juan Escolástico un cometido de esta naturaleza, con la siguiente diferencia
  • Focio muestra en compendio las leyes civiles, y únicamente apunta los cánones a que se refieren
                                     

2. Comentarios al nomocánon de Focio: siglo XII

Tres personas en el siglo XII se dedicaron en elaborar comentarios a su colección de cánones y el nomocánon de Focio:

  • El primero fue Juan Zonaras, primer secretario del emperador del imperio bizantino, el cual se apartó después a vivir en un monasterio, y su prestigio debió ser extraordinario, puesto que el canonista Theodorus Balsamón lo cita con el siguiente encomio de excelentísmo Juan Zonaras
  • El tercero fue el mismo Theodorus Balsamón, el cual hizo sus glosas o aclaraciones la colección y al nomocánon por mandato del emperador Manuel I Comneno 1118-1180 y del Patriarca de Constantinopla Miguel Anchial
  • El segundo fue Alejo Arístino, gran ecónomo de la iglesia de Constantinopla, según refiere el citado Balsamón, el cual da también nociones de su ciencia y de su afecto llamándole el incomparable Alejo Arístico
                                     

3. Guillermo Beveregio

En 1672 se hizo en griego y en latín por Guillermo Beveregio una magnífica edición de la colección y del nomocánon, incorporando los trabajos comentaristas con eruditas notas del editor, que tuvo la vista manuscritos muy antiguos y valiosos