Топ-100
Anterior

ⓘ Dirección relativa. Las direcciones relativas más comunes son izquierda, derecha, delante, detrás, arriba y abajo. Ninguna dirección absoluta se corresponde con ..




Dirección relativa
                                     

ⓘ Dirección relativa

Las direcciones relativas más comunes son izquierda, derecha, delante, detrás, arriba y abajo. Ninguna dirección absoluta se corresponde con ninguna de las direcciones relativas. Esto es una consecuencia de la invariancia traslacional de las leyes de la física: la naturaleza, en términos generales, se comporta de la misma manera, sin importar en qué dirección se oriente el marco en el que se verifica un fenómeno. Como demuestra el resultado nulo del experimento de Michelson y Morley, no hay un marco de referencia inercial absoluto. Sin embargo, hay relaciones definidas entre las direcciones relativas. Izquierda y derecha, adelante y atrás, y arriba y abajo, son tres pares de direcciones complementarias, cada par ortogonal a los otros dos. Estas direcciones relativas también se conocen como coordenadas egocéntricas. ​

                                     

1. Tradiciones y convenciones

Como las definiciones de izquierda y derecha basadas en la geometría del entorno natural son difíciles de manejar, en la práctica, el significado de las palabras de dirección relativa se transmiten a través de la tradición, la aculturación, la educación y la referencia directa. Una definición común de arriba y abajo utiliza la gravedad y el planeta Tierra como marco de referencia. Como hay una fuerza de gravedad muy notable que actúa entre la Tierra y cualquier otro objeto cercano, abajo se define como la dirección en la que un objeto se mueve en referencia la Tierra cuando se permite que caiga libremente. Arriba se define como la dirección opuesta a abajo. Otra definición común utiliza un cuerpo humano, de pie, como marco de referencia. En ese caso, arriba se define como la dirección de los pies la cabeza, perpendicular la superficie de la Tierra. En la mayoría de los casos, arriba es una posición orientada en dirección generalmente opuesta la del efecto de la gravedad.

En situaciones donde se necesita un marco de referencia común, lo habitual es usar una referencia egocéntrica. Un ejemplo simple es la señalización vial. Otro ejemplo es la escenografía, donde "por la izquierda" "por la derecha", "por arriba" y "por abajo" en un escenario teatral, se definen, por convención, desde el punto de vista del actor, pero donde "arriba" y "abajo" no siguen la convención ligada la gravedad. Un ejemplo de una vista no egocéntrica es el maquetación de páginas, donde los términos relativos "mitad superior" o "margen izquierdo" se definen respecto al observador, pero se empleaban en sentido inverso para los componedores tipográficos, para los que coincidía con un punto de vista egocéntrico. En medicina y ciencia, donde las definiciones precisas son cruciales, las direcciones relativas izquierda y derecha son los lados del organismo, no los del observador. Lo mismo es cierto en heráldica, donde la izquierda y la derecha en un escudo de armas se tratan como si el escudo estuviera siendo sostenido por el que lo describe. Para evitar confusiones, se emplea terminología latina: dextra y siniestra para derecha e izquierda. La propia derecha y la propia izquierda son términos que se usan principalmente para describir imágenes, y superan la confusión potencial de que la mano derecha o "propia derecha" de una figura está en la mano izquierda tal como la ve el espectador de una imagen frontal.

El avance y el retroceso se pueden definir al referirse al movimiento de un objeto o persona. Adelante se define como la dirección en la que se mueve el objeto. Atrás se define entonces como la dirección opuesta a avanzar. Alternativamente, "adelante" puede ser la dirección apuntada por la nariz del observador, definiendo "hacia atrás" como la dirección desde la nariz hacia el borde sagital del parietal del cráneo del observador. Con respecto a un barco, "adelante" indicaría la posición relativa de cualquier objeto que se encuentre en la dirección hacia donde apunta el barco. Para objetos simétricos, también es necesario definir hacia adelante y hacia atrás en términos de la dirección esperada. Muchos trenes de transporte público se construyen simétricamente, con cabinas de control en ambos extremos, y las definiciones de adelante, atrás, izquierda y derecha son temporales.

Estando a una distancia significativa de los polos magnéticos, se puede calcular la posición relativa de izquierda y derecha usando una brújula y el sol. Situándose de frente al sol, antes del mediodía, el puntero norte de la brújula apunta la mano "izquierda". Después del mediodía, apunta la "derecha".

                                     

2. Geometría del entorno natural

La regla de la mano derecha es una forma común de relacionar las tres direcciones principales. Durante muchos años, una cuestión fundamental en física fue si la regla de la mano izquierda sería equivalente. Muchas estructuras naturales, incluidos los cuerpos humanos, siguen cierta "orientación", pero se asumió ampliamente que la naturaleza no distinguía las dos posibilidades. Esto cambió con el descubrimiento de las violaciones de paridad en la física de partículas. Si una muestra de átomos de cobalto-60 se magnetiza de modo que giren en sentido contrario a las agujas del reloj alrededor de algún eje, la radiación beta resultante de su desintegración nuclear se dirigirá preferentemente en sentido opuesto a ese eje. Dado que el sentido contrario a las agujas del reloj se puede definir en términos de arriba, adelante y derecha, este experimento diferencia inequívocamente el sentido de izquierda a derecha utilizando solo elementos naturales: si se invirtieran, o los átomos girasen en el sentido de las agujas del reloj, la radiación seguiría el eje de rotación en lugar de oponerse a él.

                                     

3. Terminología náutica

Proa, popa, babor y estribor son términos náuticos que aluden a direcciones relativas e impersonales, ligadas al contexto del marco móvil de los pasajeros a bordo de un barco. La necesidad de términos impersonales se ve más claramente en un barco de remos con un solo remo por remero, donde la mayoría de la tripulación mira hacia la popa "hacia atrás", por lo que los remos a su derecha están en realidad en el lado de babor del barco. Los remeros evitan los términos izquierdo, derecho, babor y estribor en favor del lado del primer remero y del lado de proa. El uso se deriva de la tradición de situar el remo más cercano la popa del barco en el lado de babor.

                                     

4. Culturas sin direcciones relativas

La mayoría de las culturas humanas usan direcciones relativas como referencia, pero hay excepciones. Los pueblos aborígenes australianos como Guugu Yimithirr, Kaiadilt y Thaayorre no tienen palabras que denoten las direcciones egocéntricas en su idioma; en cambio, se refieren exclusivamente a las direcciones cardinales, incluso cuando describen espacios de pequeña escala. Por ejemplo, si quisieran que alguien se moviera sobre el asiento del automóvil para hacer espacio, podrían decir "muévete un poco hacia el este". Para decirle a alguien dónde exactamente dejaron algo en su casa, podrían decir: "Lo dejé en el borde sur de la mesa occidental". O podrían advertirle a una persona que "busque esa hormiga grande justo al norte de su pie". Otros pueblos "de la Polinesia a México y de Namibia a Bali" también tienen predominantemente "idiomas geográficos". ​ El lenguaje de señas americano también hace un uso intensivo de la dirección geográfica a través de la orientación absoluta.



                                     

5. Discriminación de izquierda a derecha y confusión de izquierda a derecha

La discriminación de izquierda a derecha LRD, por sus siglas en inglés se refiere la capacidad de una persona para diferenciar entre izquierda y derecha. La incapacidad para diferenciar con precisión entre la izquierda y la derecha se conoce como confusión izquierda-derecha. Según la investigación realizada por John R. Clarke de Universidad Drexel, este problema afecta a aproximadamente el 15% de la población. ​